background image Sobre Nosotros

SOBRE NOSOTROS

NUESTRA FILOSOFÍA


  • MISIÓN
    Misión

    MISIÓN

    Procurar la formación integral de niños y jóvenes que puedan desempañarse en la sociedad a través de diferentes disciplinas entre ellas la Música.

  • VISIÓN
    visión

    VISIÓN

    Soñamos con una persona a quien habremos acompañado para caracterizarse por ser autónomo, moral e intelectualmente optimista, para que emprenda acciones que busquen una vida civil más armónica a nivel individual y social. Para ello, tener capacidad de seleccionar y valorar bienes culturales de acuerdo con una escala de valores éticos-estéticos construidos y socialmente aceptados. Sentir y manifestar interés por el desarrollo sostenible de la humanidad a nivel científico-artístico apropiándose de él para su realización personal y social.

  • DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS
    Servicio educativo Servicio educativo

    PROYECTO EDUCATIVO DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

    El proyecto de una escuela musical surgió del interés de algunas personas por recuperar el valor de las expresiones culturales permanentes como es el caso de la Música. La música es un lenguaje universal; alrededor de la música puede escribirse la historia de la humanidad. Por medio del sonido nos comunicamos y en la ausencia del sonido, en el silencio hallamos el espacio propicio para la reflexión y comprensión.

    "Comprender es recuperar la capacidad de trabajar con el silencio" decía M. Neef”.

    El silencio también es música, de ahí la importancia para nuestra propuesta. El proyecto Educativo busca en la fuerza de la música, el aliento para nuestra propia reeducación y la formación de los hijos de nuestra generación y futuras...

    En el recorrido por la música de todos los tiempos encontramos el significado de valores permanentes, valores perennes que queremos inculcar y hacen parte del Proyecto de formación integral. En el aprendizaje de la música y en su apropiación encontramos una justificación comprobada de la disciplina, del rigor, del estudio consciente, de la constancia, superación, exigencia y ascenso personal. Encontramos que el sentido de la excelencia habla más y mejor de los valores humanos que el sentido de la competencia y la apetencia del consumo.

    En los últimos años la educación en todos sus niveles ha descuidado la formación humanista, entregando a la sociedad profesionales aptos para un mercado de trabajo regido por la ley de la oferta y la demanda. Los resultados no se han dejado esperar y tenemos hoy un panorama pleno de deshumanización donde reinan antivalores tales como: El poder del más fuerte y el tener a toda costa, lo cual genera conductas sociales de destrucción, violencia, superficialidad, deslealtad, injusticia, desamor, irresponsabilidad, egoísmo, apatía, irrespeto a la naturaleza, etc.

    Frente a ese fenómeno nos hemos propuesto una alternativa: Una formación integral que incluya valores perennes, es decir de aceptación casi universal: Ética Social, Sentido Estético para apreciar la belleza y buscar la bondad; libertad, autonomía, solidaridad, respeto por el otro y por la naturaleza. Estos y otros se han incluido pensando en una educación para el siglo XXI: Creatividad, innovación, eficiencia, calidad, competitividad, reconocer la complejidad del mundo y de la ciencia. Valoración de la subjetividad, buscar la diversidad. Disponer el espíritu para pasar de la explicación y conocimiento racional de las cosas a la comprensión holística del mundo.

    Estos valores como equipaje deben acompañar siempre a vuestros hijos en esta maravillosa aventura, SU FORMACIÓN; además de otros que siempre nos han acompañado y no nos han dejado naufragar: Fe en la utopía, amor, pasión, constancia, exigencia, lealtad, generosidad, responsabilidad, sensibilidad, comprensión de lo simple, lo sencillo, primacía del ser sobre el tener.

    Y se puede resumir todo para alivianarles su equipaje, tomando las palabras del maestro Yehudi Menuhin: "La música es lo que une lo espiritual y lo sensual, lo que puede producir un éxtasis sin culpa, una fe sin dogma, un amor como homenaje en tranquila armonía con la naturaleza y el infinito".

  • CONCEPCIÓN DE LA EDUCACIÓN
    Servicio educativo

    CONCEPCIÓN DE LA EDUCACIÓN

    Proceso permanente de construcción en la vida del hombre como proyecto por medio del cual se transmite, se recrea, se conserva y transforma la cultura.
    La escuela es un espacio vital formalizador que debe traducir (seleccionar cultura) articular sentidos (contextos) y proyectar (nuevas formas de vida).

NUESTRA IDENTIDAD


Nuestra historia

NUESTRA
HISTORIA


NUESTRA ESENCIA

Corrían los años 80 y la Fundación, denominada Instituto Musical Diego Echavarría, aprovechó la coyuntura favorable del decreto que permitía diversificar el Bachillerato para proponer un proyecto de educación formal en Música, pero desde el preescolar, toda vez que la actividad desarrollada como Academia de Música antes de los 80, no era suficiente para cumplir el mandato estatutario que es: “formar niños y jóvenes en la música”. La ilusión de crear un colegio musical en Medellín, surge como respuesta a necesidades e intereses básicos de la ciudad y del país en el ámbito cultural, que pueden resumirse así:

Es por ello que se creía que la adecuación de un proyecto académico-musical desde el nivel preescolar hasta media vocacional formaría básicamente a los futuros músicos profesionales que necesita el país, para alcanzar estándares Nacionales e Internacionales; cabe la analogía con el deporte: Atender las ligas menores para ser competitivos a nivel nacional e Internacional. Nuestra misión entonces: “Procurar formación integral de niños y jóvenes que puedan desempeñarse en varias disciplinas entre ellas la música, como énfasis primordial” Nuestros egresados pueden iniciar sus estudios superiores en música y con desarrollo en el tiempo oportuno para llegar lejos si así lo desean, como proyecto de vida.

Estudios realizados dentro y fuera del país, demuestran como la inclusión de la música en las actividades cotidianas, modifica el comportamiento y sensibiliza al individuo. De otro lado, estudios científicos demuestran como el trabajo continuado con la música, estimula el desarrollo del cerebro con innumerables beneficios en el desempeño académico y en el desarrollo integral. Son obvias las bondades de una educación artística.

Se pensó que un programa como éste, beneficiaría no solamente a la ciudad de Medellín sino al país en general, al tiempo que ayudaría a cambiar la imagen de nuestro país en el exterior, en la medida en que nuestros artistas jóvenes tuviesen proyección en el exterior. También ayudaría al cambio social proporcionando alternativas en el área cultural, y contribuiría al crecimiento de nuestras orquestas, agrupaciones de cámara y establecimientos de educación formal en el campo de la música. El mayor beneficio que podría lograr el país de un programa como éste sería, indudablemente, en el campo de la docencia, porque se desarrollaría “escuela” en las diferentes áreas prácticas, teóricas, y teórico-prácticas, de la música.

Un factor sorprendente que aflige, aún hoy, a nuestra sociedad, es el hecho de encontrar involucrados en la delincuencia y en problemas severos de drogadicción a un gran número de adolescentes que tal vez por falta de una buena orientación y opciones de vida, se dedican a buscar este tipo de actividades. Es necesario que nuestros niños, adolescentes, futuros adultos que seguramente estarán rigiendo el país, opten por otras alternativas de formación, que los hará mejores personas para ejercer ciudadanía.

El instituto es una fundación privada sin ánimo de lucro, de carácter laico, no confesional que ofrece educación para todos los niños/as, sin distinción de raza, género, confesión religiosa, filiación política de sus familias, etc. Así mismo se aplica para docentes, directivos, administrativos, personal de apoyo, etc.

“La música es lo que une lo espiritual y lo sensual, es lo que es capaz de producir una fe sin dogma, un éxtasis sin culpa, un amor como homenaje en tranquila armonía con la naturaleza y el infinito”. En estas sabias palabras del maestro Yehudi Menuhin nos inspiramos para crear el ambiente que nos nutre para buscar la armonía, en la vida escolar y social.

La música es un lenguaje universal con el cual se escribe la historia y es patrimonio de la humanidad al cual todos los humanos deben tener acceso, es un derecho cultural de segunda generación. El Instituto, desde su identidad, mandato estatutario y principios, es un proyecto donde se acogen todas los niños/as para brindarles formación integral (ver declaración de principios).

Es el primero y único programa en el país de esta naturaleza, con características de educación tutorial, artística, con grupos pequeños como lo exige esta formación. Hemos corroborado además en el transcurso del tiempo, las bondades adicionales de la atención uno a uno, para alcanzar la misión y visión, como se describirá más adelante.

El instituto emprende su transformación en el año 1982 con preescolar hasta llegar en 1993 a la 1ª promoción. Es declarado patrimonio cultural de la ciudad en 1986 y esto permite obtener fondos de los constructores de la ciudad, para adquirir sede propia. El traslado en 1987, facilita el inicio del Bachillerato y tener una sede campestre. Es reconocido el programa como innovación educativa en 1992 y se le otorga reconocimiento con el premio Santillana en 1996 de planes de estudio novedosos, obteniendo el primer puesto.

La propuesta pedagógica se fundamenta, en pedagogos musicales tales como: Decroly, Kodaly, Suzuki, Dalcroze, Willems, entre otros, quienes insisten en la importancia de la educación musical en los pequeños. También en la teoría de las inteligencias múltiples propuesta por Howard Gardner. A través de la historia del colegio nos han iluminado otras propuestas pedagógicas tales como: EpC (Enseñanza para la comprensión), desde el año 2000 aproximadamente, y Hacer visible el pensamiento propuesto por el autor David Perkins. En los últimos años La teoría de William Glasser: “todo estudiante puede ser exitoso”, la de Ken Robinson, con su tesis sobre “cómo hacer escuela diferente para descubrir la pasión de cada uno”. En 2013, nos acercamos a la filosofía Reggio Emilia y se decidió entrar en dialogo (como ellos lo denominan), para iniciar el aprendizaje conjunto de el abordaje de la primera infancia, basado en unos principios filosóficos, pedagógicos y socio-políticos que nos han cautivado y en los cuales encontramos coincidencia feliz en algunos de sus postulados (ver trabajo preescolar y primaria, donde se evidencia la implementación de la propuesta).

La participación de los docentes, con el acompañamiento de la dirección de estudios para las áreas del núcleo común y de la dirección musical para las áreas de música, se materializa en acciones como propuesta de ajustes y/o modificaciones al currículo de acuerdo a las características de sus estudiantes, y a los resultados periódicos, además responden desde su saber específico y las tendencias actuales en educación.

Sería necio afirmar que el diseño curricular se denomina DUA, porque en la práctica pedagógica, seguimiento, evaluación, promoción de los estudiantes, entre otras actividades, se evidencia como, la manera de trabajar con los estudiantes, brinda la posibilidad a todos de alcanzar su aprendizaje y más que esto, aprehender comprensión y alcanzar desarrollo de capacidades (Ver resultados y vida egresados), es esto en lo que creemos y nos entregamos con afecto y pasión, procurando la coherencia entre teoría y praxis, para dar respuesta a la promesa de valor: “comprensión holística del mundo”.

Los resultados con cada promoción han sido excelentes a nivel académico- musical y humano. Son en su mayoría profesionales exitosos y buenos ciudadanos, con quienes se mantiene un vínculo cercano. Para el instituto este es el principal reconocimiento y lo que nos retroalimenta para seguir en el camino.

El último quinquenio ha sido la prueba reina para nuestra sostenibilidad porque a pesar de los avatares, que han sucedido, el instituto ha desarrollado una resiliencia en todos los actores de la comunidad educativa, que ha permitido sobreponerse y demostrar que: “el colegio es más que su infraestructura”, palabras de padres de familia frente a los eventos del año 2010 en el cual tuvimos que abandonar nuestra sede por 4 años.

Al regresar a nuestra sede: “la finca que se llama colegio” según un niño pequeño, nos proponemos habitar de nuevo el espacio y crear los nichos adecuados para las diferentes vivencias que a diario suceden. Hacer esfuerzos para lograr realizar el proyecto de ampliación del colegio, conservando el tamaño deseado por filosofía institucional, que no desdibuje la identidad de nuestros niños/as.

CARACTERÍSTICAS DE
NUESTRO SERVICIO EDUCATIVO

Ambiente campestre a 4 Km
de la Plaza de El Poblado.

Grupos pequeños, requisito para
la educación que impartimos.

Atención
tutorial

Profesores de excelente
desempeño musical y académico.

Relación profesional e
individual con cada familia.

Resultados académicos magníficos
de nuestros alumnos en la universidad.

NUESTROS SÍMBOLOS

INSTALACIONES

MANUAL DE
CONVIVENCIA


Inicia sesión para poder acceder al manual de convivencia.

INICIAR SESIÓN